Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
10
La prístina sonrisa de aquel niño,
que es un grato regalo de la vida,
mostrando generoso sus dos dientes
en sus escasos meses de vida.
Lo llevaba en brazos su madre
muy hermosa y sonriente también;
alta, joven y altiva,
como una divina diva
en la fría estación del tren.
NIÑO BONITO