Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
23
Ya no desesperes
corazón desesperado,
mira que te mando
estés más sosegado.
Mira que te ordeno
ya no ames demasiado
porque ya no puedes más
con peso tan pesado.
DESESPERACIÓN