Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
27
Fuertes y fieles las vías del ferrocarril;
de noche, de día, trabajan sin fin;
se prestan generosas para gran carga llevar;
a pueblos lejanos, a pueblos cercanos,
las penas y alegrías de todos los humanos.
La máquina potente asusta a la gente,
y su silbido franco alegra al inocente;
llega ansiosa y parte presurosa,
pero siempre orgullosa de su caminar,
pues sólo ella tiene dos rieles muy fieles
que se tienden humildes en su regio pasar.
EL FERROCARRIL