Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
3
Ave que canta
con frágil garganta,
noches de luna
sumida en la duda,
un cuerpo caliente
con boca silente,
me dice que llueve
allá por el muelle.
La noche silenciosa
y un tanto perezosa,
me conduce a la nave
donde canta alegre el ave.
Veo la insistente bruma
y al mar que vomita espuma,
dejándola abandonada
sin que a mí me diga nada.
CANTO DE AVE