Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
4
Miro las frágiles nubes
del cielo celeste,
tan vagas y blancas
como el cisne silente;
rellenas, dormidas, serenas
e inertes,
cabalgan sin tregua
en ligeros jinetes.
Burlonas se esconden
detrás de otra nube,
y llaman al viento
que todo descubre;
se ríen, se juntan
y van por las cumbres;
alegres, vistosas,
así van las nubes.
LAS NUBES UNO