Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
41
Vuelve, vuelve amado mío
que mi ansia entera desespera,
y mi cáliz de flor viviente
ya te espera con fuego ardiente.
Llegue hasta tí la flama del amor
que día tras día cultiva la esperanza,
pero que sin tí fácil se cansa
de esperar lo que nunca nos alcanza.
En serenos días
recibo la lluvia de tus besos,
que como dulce melodía
me llenan de embelesos.
EL REGRESO