Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
44
No hay cita para la vida,
no hay cita para la muerte,
todo es cuestión de suerte,
sin que por ello se muestre
lo que habrá de pasar.
Todo sucede y ya,
con fría arbitrariedad,
sin siquiera imaginar
que la vida llega o se va.
ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE