Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
45
Adornada con finas joyas
va la novia rumbo al altar,
perlas y brillantes en su atavío
se sienten siervos de su majestad.
Un tul blanco cubre su rostro
resplandeciente con luz de sol,
ojos de adoración y boca sagrada
para decir sí, frente al Eterno Dios.
Su cintura ceñida con cinto de amor,
su niveo calzado de las nubes bajó;
vaporoso vestido de seda fina,
y regia corona sobre su cabeza,
adornan gloriosa figura perfecta,
cabello sedoso y tez alabastrina.
LA NOVIA