Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
47
Como serpiente venenosa llegan
los celos al corazón,
y sin piedad alguna muerde
con filoso diente,
la carne y sentimiento ardiente,
sin motivo y sin razón.
Locura son los celos,
amargura su condición,
carcomen la vida misma;
envenenan la ideas,
falsifican las palabras,
enmohecen los recuerdos
y contaminan la verdad.
Son guarida de alacranes,
son cueva de escorpiones,
tinieblas en pleno día
y muerte en los corazones.
CELOS