Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
54
Rocas del mar eterno
silenciosas y milenarias
guardas secretos múltiples,
amores y hasta plegarias.
No importa si es de día
de noche o de madrugada
o si la luz del sol
o de la luna las embriagan.
Siempre serán leales
a los besos de su amado,
de ese mar bravio
que haga calor o frío
no le reprochan nada.
Y sabiéndose bienamadas
conservan su belleza
que procuran sin pereza
para el azul y bello mar.
LAS ROCAS Y EL MAR