Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
61
Dios mi ayudador y garantía,
símbolo de verdad y de osadía;
en cada palabra y acto de mi vida,
te veo en fuego y brasas encendidas.
Surges en mi mente claro y majestuoso,
y en mi corazón arraigado y convincente,
rodeada de humo y nubes blancas
me extiendes tu mano firmemente.
A tí elevo mis plegarias con dulzura,
de tí son mis callados pensamientos,
y en cada ala de mi palabra hablada;
jalada por el viento complaciente,
me lleva hasta la altura celeste
de tu luminosa morada silente.
MI AYUDADOR