Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
73
Gran dama y señora
una ciudad puede ser,
que vive engalanada
forjando de la nada
su hermoso parecer.
Amplias avenidas
y cuidados monumentos
nos dan en un momento,
la visión verdadera
y la historia de su ser.
Adornada con jardines,
con olores a jazmines,
compite en la belleza,
el orden y grandeza
en su pasado y porvenir.
No siente temor de nada;
en paz vive confiada,
y sus habitantes todos
en rincones y recodos
le dicen la bienamada.
Calles limpias y quietas
con muy aseadas banquetas,
le dicen al que las pisa
que aunque vaya de prisa,
su recuerdo va a perdurar.
Esta es la ciudad que quiero,
que anhelo y que imagino,
para que no tenga ofensa,
sino siempre la defensa
de habitante y amigo.
LA CIUDAD