Vida Cotidiana
María Antonieta Navarrete
86
El amor es eterno y duradero,
no mira a donde va, sólo camina;
no pide nada, sólo prodiga;
se da en silencio, no recrimina.
Fluye generoso como agua de cascada
que recorre su camino sin detenerse en nada;
y aunque el viento furioso llegue a ella;
fuerte y poderosa no deja de ser,
pues su alma viva sólo desea
que las almas secas dejen de padecer.
Y cuando el amor entra a estas almas,
todo florece y se ilumina en ellas,
pues el amor todo lo puede y nada lo vence;
cual carro de fuego cargado de estrellas.
AMOR